¿Cuál es el verdadero punto de dolor?

La razón es una: el dinero. Los centros de distribución han ido evolucionando con el tiempo. Así como los negocios. A mayor volumen mayor complejidad en la administración y supervisión de procesos.

Para un dueño de negocio (re)invertir en el corazón de su operación siempre puede ser desgastante. ¿Capacitaciones? ¿Procesos? ¿Mejoras en el recurso humano? ¿Adquisición de un software de WMS? ¿Cúal? ¿Qué tan escalable es? ¿Costos ocultos en la implementación?

Y muchas veces los responsables de la operación llegan aquí pensando en un problema puntual y se obsesionan con él. La verdad es que evaluar el desempeño de un centro de operación conlleva entender una serie de variables que mal ajustadas generan pequeñas pérdidas que en la suma se transforman en grandes pérdidas para el negocio.

La verdad absoluta no existe. Pero lo más cercano a ella es entender bien cómo funciona la operación y buscar la solución más adecuada y que responda algunas de las preguntas enumeradas arriba. Porque es ilógico pensar en tratar de implementar una gran solución tecnológica si antes no están bien redefinidos los procesos y los roles del recurso humano dentro de la cadena.

Buscar la optimización es un proceso. Cada mejora impactará de alguna forma positiva en la operación, generando ahorros.

Dejar de ver bodega como un hoyo negro por el dinero y transformarlo en un centro de negocio en donde la plata que entra te genera un retorno va a cambiar completamente el panorama.

Pero para ello hay que entender bien qué trabajar, cómo, por qué y cuál será el tiempo de ejecución y retorno. Al final todo va al bolsillo; los resultados finales en una implementación son mejoras en la producción y eficiencia en mano de obra. Es rentabilizar mejor tu inversión.

Testimonios:
Testimonios
Agendar cita
Nombre y Apellidos
MM barra DD barra AAAA
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.